viernes, 5 de mayo de 2017

Isaías 6:8



“Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí” (Isaías 6:8).

Si vas por el camino difícil, es porque vas por el camino correcto y la dirección que te llevará a grandes cosas.

Nuestra voluntad de ayudar, no siempre es de las mejores, y esperamos ver una catástrofe para que nuestro pobre corazón sea afectado. La voluntad de ayudar, no siempre es nuestra primera prioridad, y eso lo vemos a diario, cuando personas menesterosas golpean la puerta de nuestra casa, a quienes no le damos lo mejor que tenemos, más bien, damos lo que nos sobra.

El egoísmo personal controla al mundo actual y muchas veces nos contaminamos de ingratitud, inclusive dentro de las necesidades de nuestra propia familia. 

Este pasaje habla de la purificación del profeta Isaías, antes de llevar el mensaje de La Palabra. De la misma forma nos recuerda la prioridad de cumplir con la Gran Comisión del Señor resucitado de llevar y proclamar el evangelio de la salvación a todo el mundo.

Si esta promesa cautiva tu corazón y deseas comprometerte con llevar Palabra de salvación, entonces vas por el camino correcto y puedes responder con el profeta Isaías: Heme aquí, envíame a mí”.


¡Gracia y Paz!

Pan de Vida

lunes, 1 de mayo de 2017

Colosenses 2:16-17


¡ESTO ES CRISTO!

Colosenses 2:16-17
No dejen que nadie los critique por lo que comen o beben, o porque no celebran ciertas fiestas ni respetan los días de luna nueva o de descanso. Todo eso no era más que la sombra engañosa de lo que estaba por venir. Lo real y verdadero es Cristo.

El seguir a Cristo me ha permitido dejar atrás malos hábitos y vicios. Ha transformado mi forma de pensar, mi forma de amar, mi forma de vivir. He aprendido a valorar lo importante y a despojarme día a día de lo no importante. En este camino de aprendizaje, me he topado con personas que no aprueban los cambios o “ajustes” que he realizado en mi vida. Por ejemplo: algunos piensan que soy muy exagerado porque decidí dejar de tomar alcohol para emborracharme. También pude dejar el tabaco. ¿Irónico verdad? Si estos son cambios saludables y buenos ¿Entonces por qué encontré rechazo ante estas decisiones? Porque las personas no ven como ve Dios. Lo real y verdadero es Cristo. En Él está el camino correcto. El camino que tiene vida abundante y vida eterna. Un camino que reconcilia familias, que devuelve la vida a los perdidos, rescata a los adictos, da sentido a los que no quieren seguir viviendo. Estos son algunos ejemplos de lo que hace Cristo en nuestras vidas. Estoy seguro que tú podrás tener tus propias experiencias con Jesús. Insisto, ¡esto es real, esto es verdadero, esto es Cristo!

Al parecer, no todas las decisiones correctas son bien recibidas por la gente. Pablo lo advirtió hace varios cientos de años y hoy sigue siendo igual.
Pero no se trata solamente de comer o tomar algo, sino también de lo que festejas o a los eventos que acudes. En estos años he meditado sobre las celebraciones de Navidad y año Nuevo. Al principio era fácil decir que estaban mal. Después pensé en mis hijos. Serían rechazados y señalados. Probablemente me pedirían permiso para asistir a las posadas como todos sus amigos y yo tendría que decir que no. Incluso pienso que tal vez no estaría tan mal si les permitiría ir pero solo a que les dieran fruta o algún regalito, pero finalmente creo que este versículo trae luz a mi vida con respecto a las celebraciones que debemos y no debemos tener. Recibiremos críticas. Sí. Será difícil, también. ¿Lo podemos atravesar? Seguro, todo lo puedo en Cristo que me fortalece (Filipenses 4:13).

Ir contra corriente es algo natural cuando sigues a Jesús. No significa que debas hacer tonteras o cosas sin sentido. Lo que debes entender es que habrá gente que no apoye tus ganas de ser transformado por Cristo. Criticarán tus decisiones. Criticarán tus actos. Criticarán todo aquello que es diferente, que no entienden y que probablemente exhibe su error. Cristo es lo real y verdadero. No permitas que las críticas te desalienten o te frenen en tu carrera espiritual. Te invito a que busques a Dios y no dejes que nada ni nadie se oponga en tu relación con Él.

Oración:
Eterno Dios no permitas que las críticas me desanimen. Dame fortaleza y sabiduría para seguir tu camino con paso firme. Pon en mi el discernimiento correcto para comer, beber y celebrar las cosas correctas, las que son agradables a ti. No permitas que me separe de Ti, en el nombre de Jesús,
Amén.


¡Gracia y Paz!



viernes, 28 de abril de 2017

Salmos 143:7-8


Salmos 143:7-8
“Respóndeme pronto, oh Yahveh, porque desmaya mi espíritu; no escondas de mí tu rostro, no venga yo a ser semejante a los que descienden a la sepultura. Hazme oír por la mañana tu misericordia, porque en ti he confiado; hazme saber el camino por donde ande, porque a ti he elevado mi alma”

Abre tus manos para recibir lo que Dios decide poner en ellas. Con serenidad podemos orar para que Dios ponga en nosotros sus dulces propósitos, en tiempos difíciles. Que frente a problemas agobiantes, no pensemos que nuestra resistencia ha llegado a su fin, sino que cultive en nosotros el don de resistencia, sabiendo que su poder sanador hará su obra en nuestras vidas.

Cuando mi voz clame a Yahveh, sé que Él me responderá desde su monte santo, y cuando me duerma, despertaré tranquilo porque mi Señor me sustentará.

Los creyentes que con fervor invocamos a Dios constantemente confiamos en su fidelidad y protección, teniendo la seguridad que Él nos oye, en su piadosa misericordia.


¡Gracia y Paz!

Pan de Vida

martes, 25 de abril de 2017

Eclesiastés 3:11



Ayúdame Señor, a confiar en tus tiempos que son perfectos, sabiendo que en ellos y a través de Tu poder, cambiaras todas las caídas de mi pasado y las transformaras en bendiciones y victorias, el cual será testimonio de tu amor y bondad.

Dios tiene un plan eterno que incluye los propósitos y las actividades de cada persona en la tierra. Los creyentes debemos entregarnos a Jesús como sacrificios santos, permitiendo que el Espíritu Santo lleve a cabo el plan de Dios para cada uno de nosotros, teniendo en cuenta de no salirnos del plan divino de la voluntad de Dios, de no perder la oportunidad y propósitos que tiene para nuestra vida.

¡Gracia y Paz!

Pan de Vida

sábado, 22 de abril de 2017

2 Timoteo 4:2


“Predica la Palabra, persiste en hacerlo, sea o no sea oportuno; corrige, reprende y anima con mucha paciencia, sin dejar de enseñar” (2 Timoteo 4:2)

Nuestra mente pone ciertas limitaciones que detienen nuestro crecimiento espiritual y congela los desafíos para la obra de Dios. Muchos cristianos llevan años y años de permanencia en la iglesia y solo han desarrollado el “don de la silla”. Permanecen estancados en el mismo lugar como aguas de un pozo que se pudren.

La pregunta es ¿En qué inviertes tu tiempo?  Todo va a depender en que lo uses. Es urgente… muy urgente, predicar el evangelio para salvación de personas que no le conocen.

Es urgente llevar La Palabra a nuestros familiares, y a aquellos vecinos y familias que aún no le han recibido el mensaje de las Buenas Nuevas de Jesús.

Nuestro tiempo será de inversión si pasamos la mayor cantidad en las cosas de Dios, y no permanecemos distraídos en las cosas del mundo, porque es tiempo perdido.

Tendremos un mayor conocimiento de La Biblia y eso nos dará la confianza de salir de nuestra zona de confort, para llevar “urgente…urgente” el mensaje de Esperanza y consuelo a aquellas personas, que necesitan recibir su salvación eterna.


¡Gracia y Paz!

Pan de Vida

viernes, 21 de abril de 2017

Salmos 33:4-9


“La palabra del Señor es justa, fieles son todas sus obras. El Señor ama la justicia y el derecho, llena está la tierra de su amor. Por la palabra del Señor fueron creados los cielos, y por el soplo de su boca, las estrellas. Él recoge en un cántaro el agua de los mares, y junta en vasijas los océanos. Tema toda la tierra al Señor, hónrenlo todos los pueblos del mundo, porque él habló, y todo fue creado, dio una orden, y todo quedó firme” (“La palabra del Señor es justa, fieles son todas sus obras. El Señor ama la justicia y el derecho, llena está la tierra de su amor. Por la palabra del Señor fueron creados los cielos, y por el soplo de su boca, las estrellas. Él recoge en un cántaro el agua de los mares, y junta en vasijas los océanos. Tema toda la tierra al Señor, hónrenlo todos los pueblos del mundo, porque él habló, y todo fue creado, dio una orden, y todo quedó firme” (Salmos 33:4-9).

Cuando nuestra fe es como un carrusel, que sube y baja, y gira en el mismo lugar eso refleja nuestra realidad espiritual. Eso nos hace sentir cómodos y entramos en una especie de letargo cristiano. Nuestra fe se debilita y somos personas anémicas respecto a la fe.

La fe es un desafío para el creyente y siempre debe subir y subir, buscando la presencia de Dios. Aunque la prueba venga, sabremos enfrentarla como David enfrento al gigante Goliat, para vencerlo con una pequeña piedra.

El que cree en Dios sin reservas y está decidido a que Dios obre en su vida plenamente, lo hará con toda su mente, con toda su alma, con todo pensamiento y todo su corazón. Tendrá la seguridad que su fe todo lo alcanzará. La fe lo moverá y no lo dejará plantado en el asiento de un carrusel. Pondrá su confianza en las manos de Jesús y Él hará, de acuerdo a su voluntad.


¡Gracia y Paz!
Pan de Vida

jueves, 20 de abril de 2017

¡SEPARADOS DE DIOS, NADA!



“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33)

La individualidad del ser humano, es fruto de su egoísmo y egocentrismo.  En la actualidad las personas no tienen una comunión pura con Jesús, porque han puesto sus prioridad personales por sobre las cosas de Dios. Su palabra dice que más bien, “busquemos primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas”.

El mundo camina sus últimos pasos y vemos que el fin se acerca. Pero para nosotros los creyentes el fin es el comienzo de nuestra era venidera. Solo junto a Jesús somos todo, separados de Él, no somos nada.

Nuestra dependencia por Cristo debe ser un estilo de vida, para no perdernos en el mundo. “Él es el camino, la verdad y la vida”. “Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos” (Gálatas 5:24).

Debemos arrepentirnos diariamente de nuestros pecados, para abandonarlos definitivamente. Solo con su ayuda podremos lograrlo. Debemos tener un cambio radical en nuestra manera de pensar, de actuar y de ser. Solo en el Reino de Dios,  podremos encontrar la salvación eterna, y disfrutar del completo cuidado y provisión de Dios.


¡Gracia y Paz!

Pan de Vida

martes, 18 de abril de 2017

¿QUIERES PAZ? ¡DIOS ES LA RESPUESTA!



Tener paz no significa ausencia de problemas, guerras y conflictos; según la Biblia, la paz es la Incorporación de Dios a todo en tu vida, con los que te rodean, contigo mismo y la adaptación a él.

Necesitamos la paz que solo en Dios podemos encontrar para enfrentar los problemas, enfermedades, conflictos, necesitamos de su fortaleza para seguir adelante, su paz en nuestras vidas nos permite enfrentar hasta la más terrible de las tormentas, porque tienes la seguridad que Él está contigo. Todos los cristianos de alguna forma sabemos cómo Jesucristo en sus tres años de ministerio vivió muchas presiones, sus enemigos los fariseos lo buscaban para matarlo y aun sabiendo su final de muerte en la cruz les dijo a sus discípulos: “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo” (Juan 14:27).

Cuanta sabiduría de nuestro Salvador y es que la paz que te ofrece este mundo en el que vivimos desaparece rápidamente, pero la paz que Dios nos ofrece es permanente; acércate a Dios a su lado recibirás muchas bendiciones. Las Escrituras dicen: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:6-7).
.
Cuando entregas tu corazón y te pones bajo el amparo y la presencia de Dios, el cambio que llega a tu vida es transformador, lleno de fe, de acción de gracias y completa comunión con tu creador, recibes esa paz de Dios que cubre y guarda tu vida, pensamientos y caminos de toda angustia y ansiedad. ¡Esa es la paz que sobrepasa todo entendimiento!

Jueces 6:24 dice... “Dios es paz”, así que si quieres vivir en esta paz, tienes que buscarlo, invitarlo a tu vida, buscar su refugio y vivir bajo su amparo y en su presencia. La respuesta de Dios es vivir en tu vida a través del Espíritu Santo, Él te llenará de su amor y de su paz. “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado” (Isaías 26:3). “Vuelve ahora en amistad con él, y tendrás paz; Y por ello te vendrá bien” (Job 22:21).

¿Quieres paz? ¡Dios es la respuesta! Dios es la paz en medio de las tormentas.
“Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Dios, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis” (Jeremías 29:11).

“Porque largura de días y años de vida Y paz te aumentarán” (Proverbios 3:2).


¡Gracia y Paz!


Nancy Urbina

© All rights reserved

miércoles, 5 de abril de 2017

Colosenses 3:16


“La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales” (Colosenses 3:16).

Nuestras rutinas diarias marcan nuestro estilo de vida. En lo que perseveramos, tendremos mayor práctica y éxito. Constantemente debemos leer y estudiar la palabra de Jesucristo. Sano es meditar en ella y acompañarla de oración con agradecimientos hasta que more con toda su riqueza en nuestro corazón.
 
Cuando el creyente pueda testificar de eso, sus pensamientos, palabras, acciones y motivaciones estarán bajo la influencia y el control de Cristo. Dirá con plena facilidad “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti”.

Navegar por los salmos y enseñar la Palabra, debiera ser una de nuestras rutinas permanentes, porque será de crecimiento espiritual para aquel que se congrega y lleve una vida en obediencia a Cristo. "Si ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pueden pedir lo que quieran, ¡y les será concedido!" (Juan 15:7 NTV).

¡Gracia y Paz!


Pan de Vida

Éxodo 20:3, 5


“No te harás imagen […]. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás” (Éxodo 20:3, 5).

Mientras esperaba bautizarse en Togo, Kossi se inclinó a levantar una figura de madera. Su familia había adorado el objeto por generaciones. Ahora, observaron cómo él lo arrojaba a una pira preparada para la ocasión. Ya no sacrificarían sus mejores pollos a ese dios.

Para la mayoría de los cristianos occidentales, los ídolos son metáforas de lo que colocan en lugar de Dios. En Togo, África, los ídolos representan dioses literales a los que hay que apaciguar con un sacrificio. La quema de ídolos y el bautismo son una declaración valiente de lealtad al único Dios verdadero.

Con solo ocho años de edad, Josías subió al trono en una cultura idólatra e inmoral. Su padre y su abuelo habían sido dos de los peores reyes de Judá. Entonces, el sumo sacerdote descubrió el libro de la ley. Cuando el rey escuchó sus palabras, las tomó muy en serio (2 Reyes 22:8-13). Destruyó los altares paganos, quemó los utensilios dedicados a la diosa Asera y puso fin a la prostitución ritual (cap. 23). En lugar de estas prácticas, celebró la Pascua (23:21-23).

Cuando buscamos respuestas fuera de Dios, vamos en pos de un dios falso. Sería sabio preguntarnos: ¿Qué ídolos, literales o figurados, necesitamos arrojar al fuego?

Señor, revélanos qué tenemos que dejar de lado, y reemplázalo con la presencia de tu Espíritu.

“Hijitos, guardaos de los ídolos” (1 Juan 5:21).


¡Gracia y Paz!


miércoles, 22 de marzo de 2017

Juan 15:13


Dicen por ahí que no es lo mismo saber que se ama que sentirlo. Amar no es un sentimiento intangible, todo lo contrario, es un sentimiento lleno de detalles y muestras de cariño, afecto, lealtad, confianza, respeto, paciencia y un sinnúmero de demostraciones. Desde un saludo, una simple llamada, un abrazo, un mensaje, un dejar el orgullo y pedir perdón, un volver a empezar de cero por que la otra persona nos importa. Estar dispuesto a renunciar para servir a otro.

Los seres humanos somos seres relacionales, nos gusta socializar y establecer vínculos. Unos más profundos que otros, pero creo que no existe nadie en el mundo que no tenga amigos o si fuese el caso serían muy pocos los hombres que no se relacionasen con absolutamente nadie. Así que si tenemos amigos, somos amigos, entonces tenemos familia, tenemos hermanos.

Amar y perdonar a los demás debería ser un ejercicio diario. Dar lo mejor de nosotros mismos para el bienestar de otro, como lo hizo Jesús con nosotros. Dar su vida por amor para que tú y yo fuésemos salvos es el mejor regalo que Dios nos ha dado.

¿Tienes amigos? ¡Cuídalos!
¿Tienes amigos? ¡Valóralos!
¿Tienes amigos? ¡Respétalos!
¿Amas a alguien? ¡Recuérdaselo!
¿Amas a alguien? ¡Escúchalo!
¿Amas a alguien? ¡Perdona sus errores!

Amar a lo que nos aman, ¿Qué mérito tiene? dijo el Señor. Él nos pidió algo más grande y más fuerte: Amar a quien no lo merece, amar a nuestros enemigos, amar a quien nos odia. Difícil ¿cierto? ¿Cómo podemos amar a nuestros enemigos? ¡Imposible! Podemos pensar que Jesús pudo hacerlo porque era el Hijo de Dios y para él todo era posible. Amar a quién le entregó y traicionó a la vez que a sus verdugos ¡Pues no! Es una excusa inmadura. Él nos hizo especial hincapié en este mensaje porque amar a quien no lo merece es alcanzar la perfección del amor. Amar a quien no lo merece, amar a quien se ha burlado y reído de nosotros es la demostración más grande de la nobleza de nuestro corazón y de la dependencia del Señor porque imitamos su carácter.

Aprendamos de su amor y eterna fidelidad. Aprendamos de su misericordia y paciencia. Aprendamos de su nobleza y misericordia para comportarnos con los demás como él ha sido y es con nosotros.

Que el Señor te muestre su amor constante y su fidelidad”
(2 Samuel 15:20)

¿A quién vas a amar hoy? ¿A quién vas a cuidar hoy? ¿Por quién darías tu vida?


¡Gracia y Paz!

Laura Sánchez.

jueves, 9 de marzo de 2017

Juan 14:23


"Si alguno me ama, obedecerá mis enseñanzas. Mi Padre lo amará, y vendremos a vivir en Él (Juan 14:23).

Este capítulo empieza con Jesús prometiendo que volverá al cielo a preparar un lugar para nosotros. Ahora, sin embargo, quiere que sepamos que no tenemos que esperar a llegar al cielo para estar en la presencia de Dios. Mientras amemos a Dios y obedecemos su Palabra, Él vendrá y hará su hogar con nosotros. ¡¿No es un pensamiento increíble y lleno de gracia que Dios, el Creador del universo, el Santo de Israel vive en mí?!

Oración: 
Por tu presencia constante dentro de mí, O Dios, te agradezco y te alabo. Que mi vida refleje la santidad y gracia de tu presencia en todo lo que hago, pienso y digo. En el nombre de Jesús, Amen.


¡Gracia y Paz!

La Luz del Alma

miércoles, 8 de marzo de 2017

1 Corintios 6:9-10


¿AMAS LA VIDA?


¿Amas la Vida?
Entonces no malgastes el tiempo porque ese es su principal ingrediente.



Salmo 89:47
"Recuerda cuán breve es mi vida".
Job 7:7
"Recuerda, oh Dios, que mi vida es un soplo, mis ojos no volverán a ver el bien".
Job 10:9
"Acuérdate ahora que me has modelado como a barro, ¿y me harás volver al polvo?"
Job 14:1
"El hombre, nacido de mujer, corto de días y lleno de turbaciones",
Salmos 39:5
"He aquí, tú has hecho mis días muy breves, y mi existencia es como nada delante de ti; ciertamente todo hombre, aun en la plenitud de su vigor, es sólo un soplo".


¡Gracia y Paz!
Renuevo de Plenitud

lunes, 27 de febrero de 2017



Gálatas 1:8-9 (DHH)
“Pero si alguien les anuncia un evangelio distinto del que ya les hemos anunciado, que caiga sobre él la maldición de Dios, no importa si se trata de mí mismo o de un ángel venido del cielo. Lo he dicho antes y ahora lo repito: Si alguien les anuncia un evangelio diferente del que ya recibieron, que caiga sobre él la maldición de Dios”.

viernes, 24 de febrero de 2017

LAS HIJAS DE ZELOFEHAD


cinco hermanas que cambiaron el mundo de las mujeres

Sus nombres son definitivamente desconocidos: Maala, Noa, Hogla, Milca y Tirsa. Lo que hicieron, ocho siglos antes de la fundación de Roma, se ha perdido en gran parte en las memorias del tiempo. Pero toda mujer tiene con ellas una deuda de gratitud. Y también todo abogado. Los nombres pertenecen a las hijas de Zelofehad; eran cinco jóvenes que, de haber vivido hoy, habrían tenido la edad suficiente para ser estudiantes universitarias de leyes. Pero, en su época, y en el Cercano Oriente, las mujeres tenían pocas libertades, y menos aún la de opinar sobre su futuro.

Afortunadamente, eso no les impidió desafiar las leyes de su cultura, sin faltar al mismo tiempo a los principios de su fe. Al hacerlo, se hicieron acreedoras de una increíble victoria en cuanto a los derechos de las mujeres, y hoy nos ofrecen el inspirador ejemplo de una gran valentía.

Su historia se encuentra en el Libro de Números. Su padre, Zelofehad, de la familia de Manasés, había muerto en el desierto, y gracias a que no fueron parte de la compañía de Coré, que se había rebelado contra Moisés, sus hijos tenían derecho a su herencia. Pero había un problema: Zelofehad no tenía un hijo varón que pudiera reclamar la herencia, sino únicamente sus hijas, que no tenían absolutamente ningún derechos de propiedad bajo las costumbres existentes.

Al ver que esto era injusto, las jóvenes se unieron y valientemente dijeron que tenían derecho a lo que su padre había dejado. Esto sucedió en un momento clave de la historia de Israel. El pueblo se preparaba para entrar a la Tierra Prometida y, por consiguiente, se encomendó un censo para distribuir correctamente la nueva tierra entre quienes habían cruzado el Jordán. Las hijas de Zelofehad habían sido contadas entre las personas de su tribu que debían tener por lo menos 20 años de edad en el momento de repartir la tierra. Estas mujeres fueron lo suficientemente sabias como para reconocer que era el momento ideal para dar la batalla; de lo contrario, se arriesgaban a perder toda oportunidad de recibir la herencia que había dejado su padre a sus hijos.

Una bendición nunca antes vista.

Las jóvenes hicieron algo inédito: fueron directamente a Moisés, al sacerdote Eleazar y a toda la congregación para presentar su caso públicamente: "¿Por qué será quitado el nombre de nuestro padre de entre su familia, por no haber tenido hijo? Danos heredad entre los hermanos de nuestro padre" (Números 27:4). Su petición no tenía precedentes; era una acción muy arriesgada.

¿Puede usted imaginar la escena? Debieron de haber soportado muchas burlas, e incluso haberle causado consternación a los israelitas de la "vieja escuela" que creían que las mujeres, especialmente si eran tan jóvenes, debían simplemente ocupar su puesto y permanecer calladas. Y hasta es posible que algunos interpretaran su acción como una “afrenta” al Todopoderoso y a las leyes que Él había dado con tanto detalle.

Moisés debió de haberse dado cuenta de esto, pero conocía también la solución. Llevó el caso de las mujeres al Señor, un Dios justo y recto. Y el Juez supremo dio rápidamente Su veredicto: "Bien dicen las hijas de Zelofehad; les darás la posesión de una heredad entre los hermanos de su padre, y traspasarás la heredad de su padre a ellas" (Números 27:7). La resolución de Dios fue en favor de las hermanas. La ley fue reescrita, y las mujeres tuvieron derechos legales de propiedad por primera vez. Después, el caso fue ampliado para incluir otras instancias, como cuando el muerto no tenía hermanos varones ni hijos sobrevivientes.

Ésta es una de las demandas más antiguas registradas. En los tiempos modernos, ha sido utilizada por abogados y juristas como precedente, y sigue siendo aceptada como el caso más antiguo juzgado. De hecho, un artículo de la Revista del Colegio de Abogados de los Estados Unidos de América, escrito por Henry C. Clark, en 1924, se refiere a la decisión, llamándola una sentencia "de enorme significado". La sentencia o decreto se aplicó a todas las doce tribus, y modificó su mismísima constitución de gobierno. La política fundamental del estado fue cambiada. Antes, en ausencia de descendientes varones, una familia se extinguía y las hijas quedaban sin un centavo, pero ahora ellas podían preservar el nombre de la familia y recibir la herencia". En su libro All of the Women of the Bible (Todas las mujeres de la Biblia), Edith Deen lo resume de esta manera: "Hasta ese momento, las mujeres no tenían derechos de propiedad. Ésta es la razón por la que los hombres deseaban siempre tener un hijo varón. Pero ahora las mujeres eran consideradas seres humanos con iguales derechos de propiedad, al igual que los hombres".

Un precedente para los demás.

La valiente acción de Maala, Noa, Hogla, Milca y Tirsa muestra el impacto que puede tener la valentía, no sólo en su vida, sino también en la vida de los demás, incluso de las generaciones futuras. También ha sido un modelo para otras mujeres con nombres igualmente desconocidos, que sintieron que Dios las estaba dirigiendo a retar el "status quo" de su tiempo —por ejemplo en el mundo de las publicaciones, el trabajo misionero y el ministerio carcelario.

En Bay Colony, Massachussets, Anne Bradstreet perdió su casa en un incendio, vio morir a su hija de cuatro años, y estuvo separada de su esposo, Simon, durante largos períodos de tiempo cuando éste tenía que viajar a Inglaterra por razones de servicio. Sin embargo, estas experiencias, y la fe en Dios que éstas le inspiraron, fueron expresadas en sus poemas que finalmente fueron publicados como The Tenth Muse (La décima musa) y que se convirtió en el primer volumen de imperecedera poesía en lengua inglesa jamás producido por una mujer.

En las iglesias del siglo 19 había una intensa oposición a que las mujeres fueran misioneras. Pero Sarah Doremus fundó la Sociedad Misionera de la Unión de Mujeres de los Estados Unidos de América, que derribó esas barreras. Además de criar a ocho hijos, Sarah dirigió una organización para reintegrar a la sociedad a las ex presidiarias, creó un programa de ayuda a los cristianos griegos oprimidos por los musulmanes turcos, y ayudó a crear dos hospitales en el estado de Nueva York, uno para niños y otro para mujeres.

En 1896, el director de la cárcel de Sing Sing, en Ossining, Nueva York, invitó a Maud Booth a hablar a los presos. Ésta les dijo, valientemente: "No he venido aquí para evitar que paguen el castigo merecido por sus delitos; tomen su medicina como verdaderos hombres. Cuando hayan pagado su condena, los ayudaré. Me ocuparé de su salud. Les conseguiré trabajo. Pero, sobre todo, confiaré en ustedes. Y también dependerá de ustedes que yo lo siga haciendo o no". Ese día, cinco reclusos decidieron seguir a Cristo. Al final de ese año, Maud creó la "Liga de voluntarios carcelarios". Desde 1923, 100.000 presos se han inscrito en este programa. Maud estableció las "Casas de esperanza" en toda la nación para facilitar el reingreso de los ex convictos a la sociedad. Gracias a sus esfuerzos, Voluntarios de América y otras organizaciones hicieron lo mismo para lograr reformas penitenciarias en el siglo 20.

¿Qué acción valiente le está pidiendo el Señor a usted? Puede que no sea desafiar las costumbres establecidas o iniciar un gran ministerio cristiano. Pudiera ser tan sencillo y tan importante como testificar de Cristo a un vecino, confrontar a un ser amado en cuanto a un problema de relación, o comenzar una nueva actividad económica. Sea lo que sea, siga el valiente ejemplo de las hijas de Zelofehad y de sus seguidoras modernas.

¡Gracia y Paz!



Adam Colwell